jueves, 1 de noviembre de 2007

¿Por qué no nos entienden?

Estados Unidos se preguntaba después del 11 de septiembre porque el mundo no les quería. Este primer día de noviembre –pasados cinco años largos de caerse las torres gemelas, romperse un lado del Pentagono y estrellarse un avión en medio del campo- un españolito podría preguntarse a la sombra de la Casa Blanca porque los Estados Unidos no nos entienden. El miércoles de la sentencia del 11 M fue un día muy largo, tan largo que todavía hoy se ven sus consecuencias en los medios escritos que, como este país -tan inmenso como un continente- han preferido ir de más a menos- de prestarnos atención casi en directo a terminar olvidándonos en sus telediarios nocturnos y en sus páginas editoriales. Aunque la importancia de una noticia nunca debiera medirse por segundos, aquí desde que se enteraron de que siete presuntos terrroristas eran declarados inocentes y a los más castigados se les imponían penas de 40 mil años que a lo sumo se reducirían a 40 -porque en España –les decian- ni hay cadena perpetua, ni pena de muerte, los estadounidenses –por lo general- descolgaron. Pasaron olímpicamente de esos europeos que siguen sin enterarse de lo que para ellos es un principio básico: quien la hace la paga y no hay mas que hablar. Salvo a estas horas -tan espesas y tan de noche- para seguir preguntándonos: ¿qué hacemos para qué no nos entiendan?.