lunes, 5 de noviembre de 2007

Turquia y EEUU, juntose contra el terrorismo

George Bush y el primer ministro turco Tayyip Erdogan han pasado revista a las crisis abiertas en el norte de Irak con las actividades de la organización terrorista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) –compartirán información y trabajarán juntos en desmantelar campamentos y refugios de sus líderes y seguidores- al tiempo que repetían por separado su deseo de ver en Pakistán un inmediato retorno a la democracia. Bush ha dicho que el mensaje que ha dado a Mussarraf a través de su secretaria de estado Condolezza Rice, es que los Estados Unidos esperan la celebración de elecciones libres lo antes posible y ver a Musarraf desprenderse de su uniforme militar, por ser un aliado que de siempre ha estado en contra de los extremismo, una razón que ha podido costarle la vida en tres o cuatro ocasiones.
MUSARRAF, VUELVE

George Bush y Tayyip Erdogan han escenificado ante los medios de comunicación, en breve comparecencia en la Casa Blanca, su intención de trabajar juntos y compartir inteligencia y hasta recursos militares –Bush ha ofrecido al general Petraeus- todo para terminar con la organización terrorista que es el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) .(()) George Bush que ha felicitado a Erdogan por su liderazgo y su lucha contra el terrorismo internacional, ha insistido que la colaboración conjunta y hasta tripartita –debería darse participación al gobierno iraquí- debería conseguir finalmente un propósito de más largo alcance como seria la estabilidad en Irak. George Bush aprovechaba su encuentro con Erdogan para explicar al primer ministro de Turquía y trasladar a su país, lo que a través de la secretaria de esatdo Condolezza Rice y vía telefónica ha hecho saber al presidente Musarraf(()). Estados Unidos quiere el pronto retorno a la democracía en Pakistán, elecciones lo antes posible y ver a Musarraf desprenderse de su uniforme militar porque lo considera un aliado y un líder contrario a los extremismos razón por la que incluso tres o cuatro veces ha estado en peligro de perder la vida.