miércoles, 14 de noviembre de 2007

Blackwater provocó muertes injustificables

La compañía Blackwater, el departamento de justicia, los contratistas de la empresas de seguridad que no es ni mas ni menos que la Secretaria de Estado, todos prefieren guardar silencio hasta que el FBI no de por cerradas las investigaciones alrededor de lo que hoy, en portada y según primeras filtraciones adelanta el periódico The New York Times. Todo parece apuntar a que los cinco agentes de seguridad de Blackwater que provocaron la muerte de 17 personas en Nisour Square, Bagdad, el domingo 16 de septiembre se excedieron en mucho en el uso de la fuerza tanto que el calificatico del FBI es de injustificable para 14 de las 17 vidas y 27 heridos que ocasionaron cinco agentes implicados de Blackwater, en especial uno de ellos, al disparar primero sus armas de fuego –siendo falso- que respondieran a disparos de civiles iraquies. Este caso, analizado de forma paralela por los militares estadounidenses que no hicieron ninguna excepción a la hora de condenarlo, será la primera prueba de fuego a la que se enfrente el nuevo ministro –aquí fiscal general- Michael Mukasay que acaba de jurar su cargo, pues en los tribunales de Washington ya hay una demanada en la que se califican los hecho de anarquía legal con resultado de asesinatos sin sentido.
TIROTEO INJUSTIFICABLE

El FBI está por cerrar sus conclusiones pero The New York Times se atreve a ofrecer en primicia a sus lectores las que son ahora las primeras revelaciones oficiales sobre la actuación
¨injustificada¨ de los agentes de la compañía Blackwater en aquella mañana del domingo 16 de septiembre en una plaza de Bagdad. Los agentes del FBI desplazados a Irak para investigar sobre el terreno los hechos están a punto de concluir que cinco agentes de la empresa de seguridad privada estadounidense se excedieron con creces en el uso de la fuerza. Los 17 muertos y los 27 heridos que produjo aquel incidente por el uso de la fuerza son injustificables, haciéndose mas responsable a uno de los cinco mercenarios que al resto de sus compañeros, Todos capaces de disparar sus armas de fuego después de alegar -sin ser cierto- que fueron civiles iraquíes quienes dieron comienzo a la refriega, aunque si reconoce que tres de los 17 muertos actuaron de forma sospechosa. Un tribunal de Washington ha admitido a trámite una querella en la que se califican los hecho de anarquía legal y se piden responsabilidades por lo que se califica de asesinatos sin sentido.