miércoles, 14 de noviembre de 2007

Bush y el veto como deporte nacional

Los vetos presidenciales amenazan con ser el deporte de la casa blanca en los 14 meses que le quedan a George Bush en el despacho oval. Van seis y hace unas horas, el presidente ha vetado el primer proyecto presupuestario que le han dejado sobre su mesa. La salud y la educación a las que se dedicaban 606 mil millones de dólares quedan en suspenso por tener partidas que se consideran un dispendio, no asi los 459 mil millones que firma el presidente para aumentar por encima de un nueve por ciento los presupuestos en defensa. Los demócratas se portan como adolescentes con tarjeta de crédito, decía Bush en su primera oportunidad- alegando que son capaces de autorizar la adquisición de 2200 mascotas, un catamarán para dar clases náuticas y convertir al portugués en segunda lengua. Los demócratas se defienden haciendo ver que este presidente gasta siempre mas en guerras que en planes urgentes de salud y educación. Las espadas seguirán en alto y el enfrentamiento entre el presidente y el legislativo solo hace recordar a todos la misma historia que hace doce años –1995- vivió el presidente Bill Clinton con un Capitolio de mayoría republica. Entonces el presidente se reinventó asi mismo para ganar su reelecccion, Bush lo tiene mas difícil porque su crédito esta por los suelos y sus días con fecha de caducidad.