martes, 20 de noviembre de 2007

Ganar Iowa no es ganar la Casa Blanca

La sorpresa tiene firma de encuesta, y no de una encuesta cualquiera, pues quienes han hecho portada y primera plana sus resultados son la cadena de televisión ABC y el periódico The Washington Post. Barak Obama, el senador por Illinois, consigue por vez primera en Iowa superar en intención de voto a todos sus rivales, incluida a la senadora Clinton que se queda a cuatro puntos del afroamericano. Iowa hay que decirlo de inmediato no –ni mucho menos- la llave de la casa blanca. Si puede servir para marcar una tendencia, para dar o quitar ambiciones (hace cuatro años era Howard Dean quien se estrellaba y John Kerry la sorpresa) Iowa es solo el pequeño estado del centro del país donde sus ciudadanos tiene el privilegio de abrir –en tradicionales caucus, votaciones casi asamblearias- eso largo proceso de primarias que en teoría no acaba hasta las convenciones de los dos partidos … y digo en teoría porque un candidato puede el llamado supermartes –en esta campaña el cinco de febrero- sumar suficientes delegados como para esperar tranquilo la proclamación de su partido a convertirse en candidato a la presidencia de los estados unidos
OBAMA, ENTRE KENYA Y KANSAS

Barack Obama -46 años- es senador por Illinois desde hace casi 3 años, desde esas mismas elecciones que ratificaban la presidencia de George Bush para un segundo mandato. Aquel martes de noviembre del 2004, el negrito Obama que nacio en Honolulu (Hawaii) –padre de Kenya, madre de Kansas- ya se ganaba atenciones especiales por ser el primer afroamericano en llegar al senado de los Estados Unidos. La inexperiencia de la que muchos le acusan es la llave que utiliza para vender a los
mas jóvenes sueños imposibles.(()) Obama ha hecho de los caucus de Iowa su principal campo de batalla, y a decir de las encuestas, le están dando un muy buen resultado. El senador tiene gancho. Una mujer que le acompaña a repartir leña.(()) Michelle ya le ha dicho alguna fresca a la mismísima Hillary Clinton. Su campaña presume de estas engrasada con dinero blanco, ajeno a lobbys y a grandes empresas. Obama quiere ser el futuro. Se anuncia como savia nueva. Tiene ganas de cambiar el mundo. No es -ni de lejos- ese aparato que otros representan y con el que tambien hay que contar si se quiere llegar a la presidencia de los Estados Unidos. En fin, que una encuesta nunca puede ser el resultado por adelantado de las urnas y que ademas –después- queda lo mejor: ganar al candidato republicano que a decir de muchos demócratas previsores arrancara con una pequeña ventaja. Jugarse el despacho oval frente a un demócrata que muchos piensan será negro o será mujer. Dos condiciones que pueden acabar restando votos en un país tan grande y tan diferente como los Estados Unidos.