jueves, 1 de noviembre de 2007

Las copiosas ¨nevadas¨ de Rumsfeld

La fama de trabajador incansable, madrugador empedernido y ministro infatigable pero manipulador se consolida con creces en la figura de Donald Rumsfeld. The Washington Post lleva a su portada el último descubrimiento. El que fuera ministro de la guerra y mucho antes ¨diplomático¨ estadounidense con fotos y entrevistas personales con Sadam Huseim, escribía cada día un sin fin de documentos oficiales –copos de nieve, era la denominación elegida- sobre los asuntos mas candentes de la actividad política o militar que brindara la actualidad. Rumsfeld ponía por escrito las que debieran ser formulas infalibles para tratar a los musulmanes, conseguir información de los detenidos, dirigir en la retaguardia la guerra, vender a los medios de comunicación una historia, ganarse la opinión contraria a la guerra, abrir la puerta para pasar de Irak a Irán… Todo por la patria, aunque ahora se descubre que los copos de nieve llegaron a convertire en nevadas copiosas, pues Rumsfeld fue capaz de producir de 20 a 60 reflexiones diarias en los seis años largos que paso al frente del Pentágono.