jueves, 4 de octubre de 2007

Fumar, un imposible en Estados Unidos

Fumar acabará siendo en los Estados Unidos más difícil que conseguir un arma de fuego. Todo son humos, pero los malos humos del cigarrillo pueden quedar prohibidos por decreto y la semana próxima en los apartamentos y condominios que estén alquilados en dos ciudades californianas. Belmont -arrabales de San Francisco- y Calabasas –pegadita a Los Angeles- se sumarán a la ya larga lista de ciudades estadounidenses donde un inquilino –me pasa en mi propia casa- tiene que invitar a los fumadores a salir fuera para fumar un cigarrillo. Los contratos de alquiler en mas de 30 estados de los 50 que tiene este país hacen referencia tajante a esta prohibición, con multas para quienes pasen lo de fumar en su casa por alto. La vida sin humo a la fuerza ha dado sus resultados, solo un veinte por ciento de estadounidenses reconocen no poder pasar del cigarrillos, años atrás –era la década de los sesenta- en este país eran considerados fumadores el 45 por ciento de la población.