miércoles, 24 de octubre de 2007

La mano que iba hacia Condy Rice





Esta es la breve pero contundente respuesta de lo que quiso ser protesta en la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes. Las imágenes hablan por si solas cuando las manos quieren ir al pan... Esta vez no fueron los hombres de Blackwater los que protegieron a la ministra Rice. No fueron necesarias las pistolas pero a la señora ministra no es fácil levantarle la mano. Quien pago el pato y ademas casi con toda seguridad encantada fue la representante republicana Ileana Ros. Iba de rojo, pero en un momento quedo livida y aplastada ante la veloz respuesta de los agentes de seguridad. La diputada Ros pronto se recuperó del susto y fue capaz de acompañar a la ministra a su departamento para escuchar al presidente de los Estados Unidos poner a caldo a la Cuba que le vio nacer. Esta vez Rice y Ros no estuvieron tan juntas ni tuvieron que aguantar mayores sobresaltos.