domingo, 21 de octubre de 2007

Solidaridad con Turquia

La Casa Blanca, el funcionario de guardia, ha hecho saber que el presidente George Bush condena enérgicamente los ataques en la provincia de Hakkary porque “son inaceptables y deben cesar ya”. Las buenas relaciones del Gobierno estadounidense con Turquía han vuelto a quedar de manifiesto con otros comunicados que se han sumado a la declaración presidencial. Desde el ministerio de asuntos exteriores, el portavoz Sean McCromack condenaba directamente al Partido de los Trabajadores del Kurdistán de los hecho y recordaba que Estados Unidos “seguirá trabajando con el gobierno turco y con el iraquí para poner freno a esta organización terrorista que –son sus palabras- ha dejado un reguero de sangre que solo sirve para perpetuar el terrorismo". La relación turco-estadounidense sigue todavía ahora pendiente de una propuesta que califica de genocidio la matanza que Turquía protagonizaba en Armenia a principios del pasado siglo, una resolución que la Casa Blanca insiste en que nunca debió aprobarse en comisión y ni tan siquiera someterse a votación