martes, 23 de octubre de 2007

California: 325 mil evacuados

Los vientos de Santa Ana no cesan y los incendios -14 frentes todavía diferentes- siguen fuera de control en un área que abarca doscientos kilómetros, entre las ciudades de Los Angeles y San Diego. El gobernador Arnold Schwarzenegger se alegra de la colaboración conjunta de medios locales, estatales y federales. Destaca que hay mas de seis mil bomberos luchando contra las llamas y dice que son 325 mil los evacuados, preocupación añadida para facilitarles las atenciones que necesiten. El presidente Bush explicaba en la Universidad de Washington que la pasada noche había declarado el estado de emergencia para ayudar a California en la extinción de unos incendios que devoran todo lo que encuentran a su paso. Mil son las viviendas calcinadas y primeros cálculos de daños elevan las perdidas por encima de los dos mil millones de dólares al haberse visto seriamente afectados bosques e infraestructuras, carreteras, lineas ferroviarias, conducciones eléctricas y sanitarias y lo peor… que muchos fuegos siguen estando fuera de control o dominados en porcentajes muy bajos. Las ultimas noticias hablan de la posible y necesaria colaboración del Ejercito y de una mejoría de las condiciones meteorológicas. Los vientos de Santa Ana mantienen en todo caso velocidades que superan los 80 kilómetros horas, el mejor combustible para la propagación de las llamas.
KATRINA EN LA MEMORIA
No para el viento y el fuego no se detiene. El sur de California está en llamas y el desastre se escribe con mayusculas. El gobernador Schwarzenneger confirma que son mas de 325 mil los evacuados a los que debe procurarseles asistencia, pero no añade que son medio millón las personas que han recibido ahora la orden de abandonar con urgencia sus hogares, la mayor evacuación de la historia en el estado de California. Katrina está en la mente de todos, más cuando es el estadio de San Diego el que está abierto para acoger a miles de familias sin hogar. George Bush ha declarado la noche pasada el estado de emergencia para poder disponer de cuanta ayuda necesite un estado en el que se ven afectados por la situación 23 millones de personas, en un area que abarca unos doscientos kilómetros entre las ciudades de San Diego y Los Angeles. Trece son los frentes de fuego que agitan vientos con velocidades que superan los 70 kilómetros por hora. Mil casas han desaparecido consumidas por las llamas que han quemado bosques y causado unos daños que se evaluan de forma provisional por encima de los 2.500 millones de dólares. Están cerradas carreteras, líneas ferroviarias, se desvian aviones y son cada vez mas numerosos los cortes de agua y energía eléctrica.