miércoles, 24 de octubre de 2007

California, día cuatro

La noche es roja en el sur de California, donde otro Katrina, este con 18 diferentes lenguas de fuego, pone a prueba los servicios de un estado en el que se vive en emergencia. Hasta casi un millón de personas han recibido la orden de evacuación, sesenta mil casas corren el peligro de ser pasto de las llamas. La mejor noticia a las cuatro y nueve minutos de la madrugada en California es que los vientos amainan y se abre una oportunidad para que los bomberos puedan intentar en el cuarto día controlar la devastación.
OTRO KATRINA
Los incendios en el sur de California son otro Katrina, mas cuando de nuevo un gigantesco estadio tiene que llenarse de supervivientes con una sola preocupación en su cabeza. (()) El casi millón de evacuados forzosos –los mas del area de San Diego, donde esta Ramona- miran al horizonte mientras no dejan de oler y respirar a humo, sabiendo que a esta hora –cinco y veintidos minutos- la mejor noticia es que los temidos vientos de Santa Ana, huracanados, secos y calientes- empiezan a remitir. (())La oportunidad será que los seis mil bomberos puedan controlar los 18 incendios que desde San Diego a Malibu –doscientos kilómetros de distancia a lo largo y a lo ancho- han acabado de momento con la vida de dos personas, han herido de gravedad a medio centenar, han devorado 1600 casas y negocios aunque amenazando a 60 mil mas y han dejado –en resumen- a su paso una zona de devastación en la que los cálculos mas optimistas evaluan ya las perdidas en mas de 2.500 millones de dólares.
INDOCUMENTADOS AL MONTE

La primera sensación es de impotencia, pero el nuevo examen ahora es saber si la coordinación
de autoridades locales, estatales y federales contribuye a borrar los errores pasados, claro que los bomberos no pueden multiplicarse y solo en el condado de Orange son 500 aunque tampoco piensan que otros vendrán ayudarles. (()) Los centros de asistencia al millón de evacuados no dan abasto. (()) El sur de California vive en estado de emergencia y la solidaridad -en estos casos- suele olvidarse del carnet de identidad… Ese es otro drama que no suele contarse en las noticias porque sus protagonistas son indocumentados, emigrantes que quisieron hacer realidad en San Diego el sueño americano y ahora se esconden casi entre las llamas para evitar ser evacuados forzosos.(( )) George Bush –reconsiderando primeras intenciones- visitará mañana el sur de California