miércoles, 10 de octubre de 2007

Armenia, no es genocidio

Estados Unidos utiliza varas de medir según sus propios intereses. La masacre de ciudadanos armenios en 1915 fue inhumana, terrible, penosa pero no ayudaría en nada una resolución que calificará hoy de genocidio el uso de la fuerza por parte del gobierno de Turquía, a quien se concede ahora aquí una prima de responsabilidad importante en el logro de la paz en el Oriente Medio. Condolezza Rice era la encargada de ponerle el cascabel al gato, justificar lo injustificable después de una reunión de trabajo en la casa blanca, con el presidente Bush y con el ministro de la guerra Gates. Una resolución contraria a Turquía, como la que estudia la cámara de representantes en la Colina del Capitolio, pondría en riesgo y desestabilizaría los abastecimiento de combustible y abituallamiento que necesitan las tropas estadounidenses en Afganistán e Irak, materiales que en un 95% pasan cuanto menos por los cielos de Turquía.
LUZ VERDE EN COMISION
La Cámara de Representantes tiene previsto estudiar la resolución que llama genocidio a la matanza del pueblo armenio protagonizaba por Turquía en 1915 el próximo mes de noviembre. La Comisión de Asuntos Exteriores hizo anoche oídos sordos a la recomendación del presidente Bush quien desde la Casa Blanca trataba de impedir el primer aprobado que los demócratas ven no condicionado a firmas presidenciales. La administración estadounidense –lo decía Bush- teme que aprobar esta resolución –que no es la respuesta adecuada a aquellas matanzas históricas- haga mucho daño a las relaciones con un país aliado en la OTAN y en la lucha global contra el terrorismo. Ministros como Robert Gates añadían intereses concretos, por los cielos turcos pasa mas del 95 por ciento del abituallamiento que se hace a los tropas estadounidenses en Irak y Afganistán.