viernes, 12 de octubre de 2007

Gore, agradece y calla

Al Gore celebra su año. Premios Oscar, Emmy por Current TV, Principe de Asturias de Cooperación y Nobel de la Paz. Está de moda y eso le hace decir justo lo que quiere y hasta donde quiere, incluso desde California, desde Palo Alto, lugar al azar, desde donde agradecía la distinción de la Academia sueca que comparte con el Grupo Inter-gubernamental de las Naciones Unidas para el cambio climático. El ex vicepresidente estadounidense ha preferido –para esta ocasión- recurrir a proverbios africanos… "Si uno quiere llegar rápido es mejor ir solo. Si uno quiere llegar lejos es mejor ir acompañado. Nosotros queremos llegar lejos y rapidamente". Al Gore no ha dicho ni pío de lo que se ha convertido este viernes en la salsa de unas elecciones presidenciales largas y lejanas en las que –para muchos demócratas de pura cepa- debería ser el candidato ideal. Hace unos minutos, en la CNN lo felicitaban de aquella manera, reponiendo entrevistas pasadas en las que el periodista no podía preguntar ni mas, ni menos, pero si ese puntito necesario para saber cuando anunciará quien es su candidato preferido. Al Gore, sigue siendo muy concreto para no tener que aclarar nada. “No lo sé, no lo ha pensado todavía”… Y si el periodista pide sus predicciones, que incluso el presidente Bush ya se atreve hacer por adelantado para beneficio de Hillary, el tranquilo. Es pronto para hacer predicciones de lo que pasará en noviembre del 2008. Al Gore, 59 años, se las sabe todas. Este pasado miércoles The New York Times publicaba un anuncio a toda página en el que 136.000 mil firmas pedían su candidatura presidencial. Jimmy Carter –hasta hoy el único Nobel de la paz estadounidense- ha contado que siempre se lo pedía hasta que Al le pidió no volver a llamarle por teléfono con esa cantinela. La suerte para otros muchos está sin embrago echada. Al Gore ha elegido volar alto. Tener una plataforma internacional para hablar de una emergencia llamada cambio climático, “un problema -decía esta mañana por escrito- un caso no político y si moral y ético porque el mundo esta en un grave peligro.
HONORES DE NOBEL
Al Gore se gana los honores del Nobel de la Paz aunque a la hora de las alegrias, el presidente estadounidense George Bush o el seceratrio general de Naciones Unidas, Ban Ke Moon, echan su cuatro espadas para recordar que el premio de la academia sueca del 2007 es compartido por el ex vicepresidente y por el Grupo Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IPCC). Al Gore, desde Palo Alto (estado de California), acaba de agradecer personalmente el reconocimiento que servirá de estimulo –confiesa- para nuevas iniciativas de la Alianza para la Protección Climática que preside y a la que donará el millón y medio de dólares que acompañan al premio. Ha tardado seis horas en hacerce oir, pero voluntariamente y sin responder a ninguna pregunta- ha preferido mantener encendia esa llama que durante todo el día en este año Gore –un Oscar, un Emmy, un Princpe de Asturias y un Nobel- hace pensar a muchos que Al Gore puede y debe muy bien concurrir a las presidenciales del 2008. Los medios de comunicación se han vuelto locos con esa posibilidad que el exvicepesidente siempre ha negado, pero como alternativa demócrata salta a la vista… Desde diferentes páginas electrónicas -136000 firmas y anuncios varios- se pide a gritos su comparecencia en la carrera electoral. Jimmy Carter, hasta hoy el único Nobel de la Paz estadounidense considera junto a la felicitacion que Al Gore que sería el mejor candidato demócrata a la presidencia del 2008. Algunos analistas dicen que se le ha pasado el tiempo, otros insinúan que teme un choque frontal con la maquinaria desplegada por Hillary Clinton .