miércoles, 3 de octubre de 2007

Blackwater, la otra historia

La verdad resplandece, aun a pesar de los muchos esfuerzos por manipular la historia. Blackwater tendrá que seguir dando muchas explicaciones, ayer lo hacia en una comisión de representantes, ahora es The New York Times quien lleva a su portada una denuncia de poner los pelos de punta. El tiroteo en un barrio de Bagdad de aquel domingo de septiembre en supuesta defensa propia no acabo con nueve muertos sino con 17 y la historia real dista mucho de ser la contada. El primer disparo fue hecho por un mercenario de Blackwater y acabo con la vida del conductor que acompañado por su madre y camino de un hospital para visitar a su padre fue confundido con terrorista suicida. La reacción protagonizada por los agentes de la empresa de seguridad es de película. Dispararon mas de 40 balas al coche sin control y acabaron lanzándole una granada ante la huida despavorida de ciudadanos inocentes que trataban de librarse -en algunos casos infructuosamente- de la refriega a la que tampoco fueron ajenos helicópteros de la compañía… Y todo por cuidar del trafico y abrir camino a un segundo convoy -este ya con diplomáticos estadounidenses- que debía pasar por el lugar minutos mas tarde. El FBI será el encargado de escribir la verdad y toda la verdad despues de que uno de sus equipos en Irak