lunes, 22 de enero de 2007

RODHAN CLINTON, TODO UN CARACTER

Hillary Rodham Clinton siempre ha sido una mujer de carácter… En Estados Unidos la mejor demostración es conservar el apellido de soltera. Hillary será la presidente Rodham si las conversaciones con sus conciudadanos y una larga campaña electoral le conceden las llaves para disputar la Casa Blanca.
Hillary tiene hoy 59 años, está en la carrera y quiera ganar. Lo que siempre ha hecho desde que naciera en Chicago, el 26 de octubre de 1947, donde soñaba ser profesora o físico nuclear, antes de gradurse en Yale como abogada y elegir pasar la vida junto a Bill, renunciando a una educación conservadora y dejando para la anécdota aquellos recuentos de papeletas que hacia en su juventud queriendo demostrar que Jhon F. Kennedy habia ganado de pucherazo el estado de Illinois.
La futura candidata demócrata Rodham Clinton tiene hoy dinero para dar y tomar. Es una auténtica máquina recaudadora por eso puede presumir y presume de estar dispuesta a poner a los republicanos en su sitio y si hay algún demócrata que se embalentona seguro que tambien. Hillary sabe que provoca tantas pasiones como rechazos. Sus seis años de senadora y su reelección como padre de la patria por el estado de Nueva York le han servido para tratar de limar asperezas. Tanto que hasta su voto a favor de la guerra de Irak dibujada por Bush en el 2002 puede costarle más de un disgusto, si antes y como ya ha hecho con su gustos musicales, no deja bien claro que en nada se parece a los del actual inquilino de la Casa Blanca
Hillary ha viajado. Conoce los 50 estados de la unión y se ha paseado por 79 paises del ancho mundo. Por eso puede presumir de ser una incondicional de los británicos de U2, le gustan los Beatles y los Roling Stone, tiene debilidad por Aretha Franklin cantando Respect y cuando visitó España , vió y se paseó por la Alhambra granadina -a más de insistir en que el nombre le era familiar- tuvo que decir lo que dicen todos los mortales: esto es una maravilla.
La demócrata Hillary que deja a su marido la difícil tarea de explicar infidelidades y desaventuras amorosas –lo de Monica Levinsky le ha quitado mas de un sueño y le ha dejado mas de una arruga- la demócrata Hillary está preparada para ser la primera mujer que llega a la presidencia de los Estados Unidos. En la imaginación de su marido –en el video despedida de la presidencia- ya le han hecho más de una vez los sandwich con los que desde ahora empezará adornar sus marathonianos viajes. Solo queda por saber si la familia demócrata es tan carariñosa con Hillary, como Hillary lo ha sido siempre con su hija Chelsie. La niña -hoy mujer - que primero desde el gobierno de Arkansas y ahora desde una casa de campo de Nueva York -primero con papa y ahora con mama- se ha convertido en la hija única que podrá escribir para la Historia de los Estados Unidos y desde la primera fila como se hace la carrera de ayer, de hoy y de siempre hacia la Casa Blanca.