lunes, 29 de enero de 2007

ESTADOS UNIDOS ESTUDIA ENFADARSE CON ISRAEL

La noticia tardara todavía en hacerse realidad, si el que algún día, los Estados Unidos acaban atreviendo sea sacar tarjeta roja a sus mejores amigos y aliados en Oriente Próximo. El congreso de los Estados Unidos ha recibido una investigación previa de la secretaria de estado, donde Israel justifica con pelos y señales el uso de las llamadas bombas racimo en la pasada guerra del Líbano. Ahora, todo es posible, pero aun con la nueva mayoria demócrata en el capitolio de Washington sera difícil ver que el legislativo llegue mas lejos de abrir su particular investigación y pase como mucho de limitar la venta de este tipo de armamento a Israel por un periodo determinado. Las bombas racimo son lanzadas utilizando un proyectil que facilita la posterior dispersión de pequeños artefactos que supuestamente explosionan al llegar al suelo. La realidad, al menos en el Líbano y desde el pasado agosto, demuestra que muchas de esas pequeñas bombas no han explotado y siguen provocando en la actualidad fatales accidentes entre la población civil, donde la policía libanesa, asegura que son mas de doscientos las fallecidos como consecuencia de una bombas que Naciones Unidas siempre ha condenado advirtiendo, el pasado diciembre, que solo en el Líbano serán necesarios varios meses para limpiar los restos que todavía quedan de esa ofensiva militar que enfrento a Israel y Hezbolá durante 34 días del pasado verano