miércoles, 17 de enero de 2007

PRIMARIAS A LA UNA... A LAS... DOS ... A

Barack Hussein Obama es un negrito de 45 años que se las sabe todas… Tanto que hace dos años demostraba que ser afroamericano no tiene porque ser impedimento para llegar desde el estado de Illinois al Senado de Washington y comprobar –que incluso hasta para ser el primer negro padre de la patria- para él no hay nada imposible. Hasta hoy su relación con los ciudadanos estadounidenses es un milagro. La revista Time le regalaba semanas atrás una portada con este titular: el próximo presidente de los Estados Unidos. No todos piensan lo mismo, para que engañarnos. Sin ir más lejos y aunque sin querer, la CNN ha pedido disculpas al senador porque cambio el nombre de OBAMA por OSAMA en lo que llamaron un descuido informativo. Y es que Barak Husein Obama tiene a gala no esconder sus orígenes. Nacía en Hawaii como fruto del matrimonio de un keniata y una estadounidense, pasaba su infancia en Indonesia estudiando en escuelas musulmanas y católicas y se graduaba en ciencias políticas en la universidad de Columbia para terminar en Harvard licenciándose en derecho. Barak Obama es desde hace dos años senador de los Estados Unidos, ha confesado que de joven fumaba cocaína y el día antes de que Bush reclamara para sí un nuevo plan para Irak se bañaba en las costas de Hawai -luciendo palmito- para ultimo reclamo mediático.
ASPIRANTES A LOS DOS LADOS
Los primeros no quiere decir que sean al final los mejor colocados en el pistoletazo de salida de esa larga contienda que se llaman primarias… Hay que saber siempre ganar y no quedar desgastado en una carrera que tiene muchas etapas, que empieza en los caucus de Iowa el próximo año, donde un gobernador demócrata como Tom Vilsack se las promete felices. Hasta entonces vamos a ver muchos efectos de salón. Obama por ejemplo se ha adelantado a Hilary Clinton. La senadora comparecerá hoy en rueda de prensa para hablar de su viaje a Irak. Ella es la mejor colocada en ese otro ranking particular -pero aquí hecho a voces- que se llama DINERO, soporte millonario de dólares para emprender la aventura. Una aventura en la que promete repetir, -sin dejar que a madrugador pueda ganarle nadie- el ex senador John Edwards, candidato a vicepresidente con Kerry, y dispuesto a demostrar que su espíritu kennedyano sigue impoluto e inmaculado. Ah y quedan los republicanos. El senador Jhon McCain es guerrero de largas distancias, sabe lo que es quedarse con la miel en los labios, aprendió como preso de la guerra de Vietnam a bailar con la más fea: George Bush ya le dejó una vez en la estacada –las primarias del 2000- pues bien en los mentideros políticos de Washington ya hay quien acepta apuestas y dice que de aquellos polvos estos lodos. Que si Bush necesita de herederos esos no van a ser los politicastros de Washington… y que si hay necesidad de recambio y dar la campanada, por qué no una carambola de nota: poner a Condoleza Rice en la vicepresidencia y darle un buen empujón para que aspire a la presidencia de los estados unidos con la ayuda inestimable del aparato que trabaja en la Casa Blanca.