jueves, 11 de enero de 2007

CELULAS MADRE Y SALARIO MINIMO

La mayoría demócrata en el Capitolio de Washington ha pisado como prometió el acelerador de las reformas y en la cámara de representantes acaba de aprobar por 253 votos a favor y 164 en contra la investigación con células madre prohibidas por esta administración desde verano del 2001, un proyecto polémico que había provocado ya en 2005 el primer y único veto presidencial hasta el momento, veto que podría volverse a repetir si el Senado no consigue introducir en el proyecto modificaciones que puedan finalmente aprobarse por los dos tercios de representantes y senadores –única alternativa que convierte a la ley en intocable y en consecuencia invulnerable al veto presidencial. La vida política en el Capitolio de Washington es intensa en lo que los demócratas quieren sean unas primeras100 horas de extraordinario trabajo para acomodar su agenda a la vida nacional. Solo ayer conseguían debatir y sacar adelante -315 votos a favor, 116 en contra- que el salario mínimo fijado en 5 dólares y 15 centavos fuese elevado a los 7,25. Otras reivindicaciones urgentes pasan por elevar la ética en las actuaciones de sus señorías –prohibiendo que viajen gratis a costa de grandes compañías- y otro sueño de mas difícil consecución sobre todo después de la intervención del presidente anoche es conseguir el progresivo regreso a casa de las tropas estadounidenses en Irak.

SALVADA DE LEUCEMIA

La coincidencia obliga, el caso de una niña que hace tres años pudo salvarse de la leucemia por una tranfusión de sangre obtenida del cordón umbilical que sus padres congelaron el dia de su nacimiento, ha vuetlo a servir de argumento a demócratas estadounidnes que –hace unas horas- conseguian aprobar por 253 votos a favor y 164 en contra - un proyecto de ley que autoriza la investigación con células madre. El Children´s Hospital de Illinois confirmó el tratamiento y el proceso seguido con la pequeña víctima de leucemia, un experiencia que este mes publica la revista Journal Pediatrics. La respuesta presidencial ha llegado en forma de advetencia al Capitolio de Washington. George Bush está dispuesto a vetar el proyecto legislativo, aunque ahora serán los senadores los encargados de efectuar modificaciones y conseguir que tres tercios del Congreso puedan aprobar sus planes, única formula de evitar la decisión presidencial de seguir prohibiendo, como lo ha hecho desde su llegada a la casa blanca en 2001, esos trabajos. El presidente en sus seis años de gestion solo ha utilizado una sola vez el veto para no convertir en ley un poyecto remitido desde el legislativo. Se da la paradoja que esa prerrogativa fue utilizada en el año 2005 tambien para prohibir la investigación con células madre.