miércoles, 5 de septiembre de 2007

Ojivas nucleares de paseo

Estados Unidos estudiaba en secreto hasta ahora y desde finales de agosto un grave y extraño incidente por el que un bombardero B-52 efectuó un vuelo de más de tres horas y media, entre dos bases estadounidenses situadas una en Minot, Dakota del Norte, estado fronterizo con Canada y otra en Barksdale (Luisiana), al sur y cerca del Golfo de México. El bombardero cruzó de norte a sur media docena de estados cargado con cinco ojivas nucleares –misiles crucero W80-1 de 5 a 150 kilotones. El incidente es considerado como un error y una grave equivocación cometida en la base de Minot (ND), donde hasta ahora nadie se explica como el B52 fue cargado con ojivas nucleares que debieran estar catalogadas y numeradas y siempre a a buen recaudo según las primeras explicaciones de autoridades militares.
SIN PELIGRO
El Pentágono ha hecho saber que nunca la población estuvo en peligro, pero todavía no sabe las razones por las que un bombardero B-52 cruzaba el país de norte a sur el pasado 30 de agosto llevando seis cabezas nucleares sin conocimiento de su tripulación. El bombardero efectuó un vuelo de mas de tres horas y media de duración, entre dos bases estadounidenses situadas una en Dakota del Norte, estado fronterizo con Canada y otra en Louisiana, al sur y cerca del Golfo de México. El B-52 y su cargamento nuclear sobrevolaron media docena de estados con ojivas nucleares –misiles crucero
W 80- de 5 a 150 kilotones. El incidente es considerado como un error y una grave equivocación cometida en la base aérea militar de Minot, donde hasta ahora nadie se explica como el B52 fue cargado con ojivas nucleares que debieran estar catalogadas y numeradas y siempre a buen recaudo según las primeras explicaciones de autoridades militares.
60 VECES HIROSHIMA

Es para echarse a temblar, aunque el Pentágono ha hecho saber que nunca la población estuvo en peligro, cuando a finales de agosto –en lo que se califica de grave error- un bombardero B52 cruzaba el país de norte a sur durante casi cuatro horas cargado con ojivas nucleares con un poder destrucción 60 veces superior a la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima. El general retirado Don Shepperd comentaba el incidente y recordaba el accidente en España, en Palomares, sin dejar de calificar la acción de alerta nuclear. El B-52 con misiles crucero W 80 de 5 a 150 kilotones cada uno- sobrevolaba media docena de estados desde Dakota del Norte a Louisiana sin explicarse nadie todavía como el aparato pudo ser cargado por error y sin conocimiento de la tripulación con ojivas nucleares catalogadas, numeradas y siempre a buen recaudo según las primeras explicaciones de autoridades militares.