miércoles, 5 de septiembre de 2007

Boeing 787. sentarse y esperar


Boeing tiene problemas con el sueño que quiere sea su particular monstruo aeronáutico, el 787, que por problemas de ensamblaje –dicen- se ha visto obligado a retrasar su anunciada primera prueba hasta finales del 2007, cuanto menos tres o cuatro meses más tarde de lo previsto aunque nunca esa primera prueba ha sido anunciada de forma oficial. El 787, con capacidad para llevar por el mundo entre 210 a 330 pasajeros, es un avión que introduce la fibra de carbono en lugar del aluminio, dando mayor comodidad al pasaje y -lo mas importante- provocando una reducción de combustible que ronda el 20 por ciento. La competencia de la empresa estadounidense Boeing es la europea Airbus, que con el modelo gigante A 380 con capacidad para 800 pasajeros, busca ahorrar combustible utilizando como la Boeing materiales mas duraderos.