miércoles, 19 de septiembre de 2007

Comando cibernetico, listo para servir

La fuerza aérea estadounidense quiere protegerse las espaldas y garantizarse que en una futura guerra ciber-espacial sus hombres serian los primeros en responder y estar preparados para evitar desastres inerrables. La base aérea de Barksdale, en el estado de Louisina, la misma en al que hace diez días aterrizaba un avión militar cargado por error con seis cabezas nucleares, la base aérea de Barksdale será el cuartel general de ese primer equipo o Comando Cibernético que va a tener como misión principal proteger a los Estados Unidos de armas letales que con la ayuda de ordenadores o ciberingenios puedan tratar de conseguir un apagón de los muchos servicios que prestan los satélites civiles y militares en el espacio