lunes, 3 de septiembre de 2007

Bush en Irak, no hay dos sin tres


George Bush marca de nuevo la diferencia, sorpresa en dia de fiesta, puente largo en los Estados Unidos donde se celebra el Dia del Trabajo, y noticia urgente que vomitan en estos instantes los medios de comunicación. George Bush, con los ministros Rice y Gates, está en Bagdad. Acaba de llegar en viaje sorpresa a la base de Al Asad (a 200 kilómetros de la capital) y después de once horas de vuelo secreto desde Washington a Irak en la que se considera una visita relámpago, aquí interpretada como un movimiento de solidaridad con las tropas y en especial con el general Petreaus llamado a declarar ante el Capitolio el próximo diez de septiembre. Bush adelanta en realidad una visita anunciada y su viaje Australia pero dando la vuelta al mundo. Elige Irak, por tercera vez - noviembre de 2003 (día de acción de gracias con pato de plástico en la foto) junio de 2006 (respaldo al nuevo gobierno iraqui) y septiembre 2007 (cuando las malas noticias no cesan) -y todo cuando -en estos momentos- radios y televisiones no se olvidan de la seguridad… Una preocupación añadida, para con un presidente que pasará unas horas en Irak en medio de una violencia que no cesa y justo cuando lideres iraquies hacen movimientos para conseguir una unidad que brilla de momento por su ausencia. Al Maliki tiene previsto dicen aquí reunirse hoy tambien con lideres parlamentarios y recuerdan la liberación de un millar de presos sunnies y la próxima celebración del Ramadán como hechos a tener muy presentes durante esta visita sorpresa y relámpago a Irak del presidente de los Estados Unidos, el mismo día que los soldados británicos abandonan y dejan para siempre Basora. Bush se dirigirá a la tropas estadounidenses en Irak cuando sean aquí- en la costa este- las doce y media del mediodía y después de reuniones con los jefes y oficiales militaress y con autoridades de Irak.