martes, 1 de mayo de 2007

UE-USA: ¿VOLVER A EMPEZAR?


Nunca en estos últimos tiempos Estados Unidos y la Unión Europea se las habían prometido tan felices. Pero en esta primavera sin descanso en Washington y mientras el viejo continente celebra en fiesta el día del trabajo, el presidente George Bush se atrevía a lanzar las campanas al vuelo. Estados Unidos se acaramelaba con la Unión Europea sin renunciar a lanzar compromisos de solidaridad con el resto del mundo. La cumbre 2007 se ha saldado con mejores resultados de los que muchos podían imaginar o suponer, cuando menos vendiendo mas lo que puede unir que separar, detalle que no podía dejar de subrayar el presidente portugués de la Unión, Durao Barroso. La agenda de este marathón de acuerdos y negociaciones entre paises que son capaces de intercambiarse gasta el 40 por ciento del comercio mundial ha pasado -como suele ser costumbre para los medios de comunicación de este país- como un visto y no visto. La mejor prueba ha sido escuchar la conferencia de prensa conjunta donde mirarse al ombligo es tarea obligada de los periodistas locales muy poco receptivos a escuchar las palabras traducidas del alemán de la canciller Angela Merkel. La cumbre Estados Unidos-Unión Europea de este 2007 será cumbre para seguir con lupa por los consumidores de las dos orillas atlánticas, incluso por saber en que acaban los acuerdos referidos al clima y a la energía. Una vuelta de tuerca para corregir los acuerdos de Kyoto con "idea compasiva" posiblemente porque en la Unión Europea se han percatado de que menos da una piedra. Bush, Merkel y Barroso han salido contentos y satisfechos con planificar mas reuniones de futuro, se hablara como quieren en los estados unidos de nuevas tecnologías, hay que depender menos del petroleo… pero eso si, con mensajes consoladores… que nadie se preocupe, los pobres tambien deben tener su parte del pastel y las declaraciones presidenciales han empezado alabando el compromiso de todos con Doha. Mas sorpresas imposibe. Hasta Cuba y el deseo de ver un pueblo libre paso por delante de contenciosos tan quita sueños como Darfur, Irak, Afganistán o Kosovo. Por no hablar de las veleidades nucleares de Irán que tanto preocupan a este lado del mundo que habla y presume -cuanto menos- de seguir practicando un mismo lenguaje aunque sea en diferentes idiomas como bien sabe hacerlo la Unión Europea.