lunes, 7 de mayo de 2007

WOLFOWITZ, CON UNO MENOS

Kevin Kellems abandona el Banco Mundial para buscar otras oportunidades –esas han sido sus palabras- aunque resultan ser explicaciones escasas para entender porque deja a su jefe Wolfowitz compuesto y con novia a la que aferrarse para explicar un escándalo que sigue a la espera de soluciones directivas. Kellems era un colaborador de Wolfowitz desde hace más de cinco años. Había trabajado ya con él en el Pentágono cuando se decidía la invasión de Irak. Ahora, amen de la espantada de su colaborador, el directorio del Banco mundial discutirá desde mañana martes las conclusiones a las que ha llegado un panel de investigación sobre los ascensos y supuestos tratos de favor que Wolfowitz tuvo para con su novia Shara Riza. El futuro del cuestionado Paul Wolfowitz debería decidirse esta misma semana, partiendo de su anunciada intención de no dimitir y seguir al frente del Banco Mundial como siempre ha querido la administración estadounidense que fue quien le propuso para el cargo.