viernes, 25 de mayo de 2007

El harakiri demócrata en la guerra de Irak

Es la pregunta del millon de dolares… Por qué en veinticinco dias y siete proyectos diferentes los demócratas hacen caer calendrios de guerra y conceden a George Bush un cheque extra de 120 mil millones de dólares para pagar los conflictos en Irak y Afganistán. La victoria de la Casa Blanca ha sido por goleada… 80 senadores dicen si frente a 14 noes (entre ellos los presidenciables Obama, Clinton o Dobb) a los que siguen -para redondear la jugada- 280 votos afirmativos frente a 142 negativos en la camara baja. Todavía ahora, en la familia demócrata, siguen a voces. Conmocionados unos y callados otros por el desaguisado que solo exige al presidente elaborar dos informes en los meses de junio y septiembre para garantizar que cuanto menos hay metas, objetivos a corto plazo a cumplir y realizar por el gobierno iraki... Nada que no sea más facil que arreglar ahora el desaguisado que el aprobado legislativo ha provocado entre la familia demócrata. Todos dicen apoyar a las tropas, pero los que no votan -como el hispano Richardson o el kennedyano Edwards- no entienden nada. Piensan que se ha cedido, que los republicanos ganan, aunque la presidenta Pelosi ya ha hecho suya una de esas sugerencias firmadas por el gobernador Richardson: Ahora a esperar y ver, porque el debate sobre la guerra no ha terminado y nuestra proxima mision –palabra Pelosi- es retirar la autorización que dimos al presidente para invadir Irak y hacer una guerra que cada dia que pasa tiene mas estadounidenses en contra.