martes, 15 de mayo de 2007

WOLFOWITZ, A LAS CINCO DE LA TARDE

La hora de la verdad empieza para el presidente del Banco Mundial. Paul Wolfowist, en estos precisos instantes, pide la palabra ante el Consejo Ejecutivo de la insititución en la que se sientan 24 directivos en representación de los 185 miembros socios de la corporación. Wolfowitz se ha auto-invitado a defenderse del informe muy crítico que con 53 paginas ha presentado al Consejo un comité de investigación del que ya han formado parte siete de los ejecutivos que ahora escuchan a su presidente. La Casa Blanca ha repetido hoy mismo su apoyo incondicional al que fuera número dos del Pentágono en la guerra de Irak, porque no considera una ofensa -sino solo un error- el que Paul Wolfowitz –como dice el informe- haya faltado a la ética del código de conducta y a las reglas de personal al promocionar a su compañera sentimental. Antes del jueves, la junta directiva debería emitir un veredicto en el que podría solicitar a Wolfowitz su dimisión, expresar un voto de no confianza o adoptar alguna medida para sancionarlo –ideas estas ultimas- que menoscabarían su autoridad al frente de la institución