martes, 5 de febrero de 2008

Supermartes, a la caza del delegado

Veintiocho de los cincuenta estados de la Unión eligen desde las seis de la pasada madruga –era mediodía en España- y lo harán hasta las cinco de la próxima madrugada, casi medianoche en California, a 3156 delegados que repartidos entre demócratas y republicanos elegirán en las convenciones de verano al candidato a la presidencia de los Estados Unidos. La normalidad de la jornada solo ha sido alterada por maquinas de votación que no funcionan o papeletas que emitidas como votos en ausencia no han llegado todavía a su destino.
HILLARY, EL MEJOR HOMBRE

Los demócratas, Hillary Clinton y Barak Obama, esperan en Nueva York y Chicago –respectivamente- la decisión de la urnas, el reparto proporcional de esos 2075 delegados que su partido otorga en caucus y primarias en una veintena de estados y que permitirán, ahora si, una radiografia casi perfecta de los que van a ser sus poderes.(()) Hillary Clinton presume de llevar la primacia del voto hispano, Obama calla porque no es la raza en la
que ha basado sus diferencias. Lo escuchabamos, ocho de los veinticuatro estados donde hay votaciones o asambleas podrán mirar con lupa el voto latino. (()) Las encuestas son caprichosas y adelantan que hoy los demócratas –a pesar de que Jack Nicholson pregona que Hillary es su candidato por ser el hombre mas preparado para el cargo- los demócratas no van a saber quien podrá finalmente ser su aspirante a la presidencia de los Estados Unidos… solo porque ni Hilary ni Obama van a sumar hoy los 2025 delegados, ese número mágico que garantiza la elección directa del candidato demócrata en la Convención del verano a celebrar en Denver, Colorado.
McCAIN, POR DELANTE

Los republicanos, mas sobre todo McCain y Romney viven su calvario particular, el primero en Phoenix, Arizona, el segundo en Boston, Massachusetts, presumiendo de sus mejores habilidades y despreciando al rival por lo que hace y lo que dice. (()) McCain a pesar de todo –incluso a pesar de no gustar a todos los republicanos- es a quien dan las encuestas la posibilidad de sumar los 1191 delegados que le garantizarían –hoy, despues de contarse la ultima papeleta de California a las cinco de la proxima madrugada- le garantizarian la candidatura republicana a la presidencia de los Estados Unidos. (()) Un héroe de la guerra McCain y un empresario de éxito como Romney que no ha hecho ni la mili son por ahora con sus zarpazos mitineros ese ingrediente picante de una familia republicana en la que los mas consevardores, los evangelistas a los que apacienta Mike Huckabee, piden vela en una fiesta donde el tercero en discordia, desde Litle Rock, Arkansas, promete ser tenido en cuenta.