jueves, 21 de febrero de 2008

Balones, restos del satelite espia

Lo más grande que ha quedado del satélite espía propiedad de los Estados Unidos son trozos no mas grandes que una pelota de fútbol, pero a pesar del aparente éxito la misión no podrá confirmar sus buenos resultados hasta pasadas 24 o 48 horas. (()) El general James E. Cartwright era el encargado de explicar a primera horas y desde el Pentágono lo que ahora es un tiempo dedicado al análisis de los rastros que debe haber dejado en el espacio la destrucción de un tanque de combustible heleado y supuestamnre peligroso para la salud humana que fue la excusa para que George Bush autorizase la misión.. Esta pasada noche, un misil tan grande como un autobús era lanzado desde un buque de guerra que navegaba al oeste de las islas de Hawai. El impacto fue perfecto, pero los resultados que parece en un 80-90% ser los apetecidos están por ver a pesar de que el espectáculo mediático ha quedado servido tanto como las veladas críticas de China o Rusia