viernes, 15 de febrero de 2008

Siete muertos en la Universidad de Illinois

La comunidad universitaria de Illinois esta de luto y sigue preguntándose con la clases cerradas este viernes por qué tanta violencia. Seis estudiantes muertos, dieciséis heridos –dos graves, como el fallecido de esta madrugada porque las balas fueron a parar a su cabeza- son el balance provisional de un nuevo tiroteo que convierte a febrero en un mes loco, un mes donde las armas que presumen de tener en casa cualquier estadounidense que se precie salen a la calle y se ponen de sombrero la Constitución para acabar con la vida de sus semejantes, se supone que el derecho fundamental. La policía sigue sus investigaciones, hay pocos detalles sobre el protagonista, aunque si se ha sabido que era un graduado del año pasado en sociología por la universidad, ayer un asesino vestido de negro, con un pasamontañas –según algunos testigos- y capaz de ir armado hasta los dientes antes suicidarse y sumar siete, hasta ahora, las personas muertas en la Universidad del Norte de Illinois, que tambien anuncia en su página web uan rueda de prensa a las nueve de la mañana, cuatro de la tarde en España . Una escopeta y dos armas cortas –una pistola tipo suizo dicen las crónicas- fueron las herramientas que le ayudaron a recordar a muchos la masacre de Virginia Tech, la otra universidad para la historia donde hace año y medio perdían la vida 32 personas.
ARMAS EN CAMPAÑA

Nadie se atreve en campaña electoral, en esa recta final que los demócratas hacen larga y los republicanos acaban de terminar, nadie se atreve a dar una repuesta o solución a qué hacer con tanta violencia… La segunda enmienda de la Constitución es mucha enmienda y aunque sea un derecho para tiempos de guerra, los estadounidenses los han consagrado como inmortal al traducirlo en tiempos modernos a garantía intocable de su autodefensa. A partir de esta premisa, pocas bromas. La poderosa Asociación Nacional del Rifle es todo, menos generosa cuando se le ponen palos a la rueda. Y su rueda hace posible que en este país haya mas armas que ciudadanos y casi todas sin control ni tarjeta de identidad. En un debate reciente entre republicanos –eran todavía once- el único que levanto la mano diciendo que no tenia armas en su casa se llamaba y se llama John McCain, virtual candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos. Esa misma pregunta no se ha formulado nunca a los candidatos demócratas. En sus programas, Barak Obama y Hillary Clinton no consideren el tema de las armas prioritario de las necesidades del país, aunque los dos han expresado su disposición a estudiar algún tipo de control y restricciones sobre determinados tipos de armas de fuego. Una explicación, tener una colección de todo tipo de armas en casa y junto a ellas hasta una bazoca puede resultar exagerado.