lunes, 25 de febrero de 2008

Obama, en el punto de mira

Los latinos de Texas han vuelto a convertirse en el fiel de la balanza. Los demócratas Barak Obama y Hillary Clinton llevan semanas cortejándolos después de saber que el resultado de las primarias del 4 de marzo puede estar en sus manos. La campaña ha vuelto a pisar el acelerador y la senador por Nueva York ha decidir de sus mas íntimos -Bill lo pregonaba arreisgando todo a grandes- la suerte de Hillary se decide en Ohio y Texas los dos grandes estados que deben romper el paso y la buena racha de Barak Obama si ella todavía quiere tener aspiraciones. The New York Times -periódico que meses atrás se inclinaba por dar su apoyo y respaldo a la senadora- se atreve a presentar este lunes desde su primera página el que para muchos es, ha sido y será un run-run silencioso que desde primera hora acompaña al senador por Illinois. El miedo a un atentado es la sombra que en algún momento se hace presente a quienes le siguen y escuchan. Como toda buena campaña y aspirante que se precie, el único que no tiene miedo, ni tan siquiera se da cuenta -en Dallas- de estar pasando por la misma plaza donde fue asesinado JFK, el único que juega cuando no trabaja con sus agentes de seguridad no es otro que Barak Obama, esa estrella de la nueva era a quien rinden tributo los mariachis tejanos.
MARIACHIS EN ACCION