jueves, 28 de febrero de 2008

Bush, optimista hasta el final

George Bush defiende sus políticas de seguridad y lucha antiterrorista, sigue siendo optimista frente a Irak –ha mejorado mucho desde hace un año- y reparte mensajes para tranquilizar a su país reconociendo que la economía se ha desacelerado pero no va camino de la recesión. Bush ha hablado en poco mas de 45 minutos de cuestiones por lo general de consumo interno, acepta la incerdidumbre, el momento difícil que viven los consumidores pero no rechaza que el galón de gasolina llegue a los cuatro dolores ñe que primavera. lo que si vaticinan los expertos. (()) La receta son recursos alternativos, menor dependencia del petroleo exterior… una solución que casi a punto de despedirse servia para preguntarle su veía a Hillary como candidata… a lo que riendo ha contestado que no habla de política, Antes George Bush –sin entrar en campaña- aconseja a quien sea su posible sucesor establecer relaciones personales con los líderes mundiales, en especial con Rusia y con quien sea el responsable de su política exterior, No es partidario de ver al presidente de los estados unidos haciéndose fotos con Raúl Castro mientras existan presos políticos y sea esa reunión un plus para quien no se lo merece.
OPTIMISTA PESE A TODO
George Bush ha preferido poner al mal tiempo buena cara, claro que eso no toca para Cuba, donde reunirse con Raúl Castro sería dar un plus a un régimen que primero tiene que aceptar los derechos humanos y poner en libertad a los presos políticos. (()) Bush se ha esforzado por espantar los fantasmas de la recesión, aceptaba que la economía estadounidense se desacelera, pero no admite que sus conciudadanos lleguen a pagar la gasolina en primavera a cuatro dolares el galón.(()) Despues de pensárselo, si no se corrige la dependencia del petroleo exterior, si no hay nuevas fuentes de energía, todo es posible, menos opinar sobre si Hillary será la candidata demócrata porque, entre risas y bromas, él no habla de política. Aunque si se ha atrevido a recomendar al próximo presidente las relaciones personales con los líderes del mundo –hablo de Rusia- y no abandonar Irak donde las cosas en ese último año han cambiado para mejor y hay que esperar que sigan mejorando antes de las próximas elecciones.