domingo, 10 de febrero de 2008

La noche de Obama y de las últimas de Huckabee

Demócratas y republicanos solo suman, pero no resuelven, quien podrá ser el futuro candidato a la presidencia de los Estados Unidos.(()) Barak Obama se ha llevado tres de tres, ha ganado las primarias de Louisiana y los caucus de Washington y Nebraska amen de la territorial que se jugaba en la Islas Vírgenes. Si le dan tiempo y le dejan que hable gana. Vende el cambio y la ilusión, con nombres y apellido. Acabara la guerra de Irak, desaparecerán los trabajadores pobres en los Estados Unidos y los estudiantes endeudados dejaran de tener dolores de cabeza porque les subvencionara con 4000 dolores cuando lleguen a la universidad. (()) Mike Huckabee se ha ratificado como conservador entre los mas conservadores. Ganaba los caucus Kansas por goleada, en las primarias de Louisiana siempre fue por delante para ganar por la mínima y solo ha dado a McCain un poco de vidilla en el estado de Washington donde ha quedado demostrado que en caucus o asambleas la sabiduría de Romney no se vende ni se hereda por predicadores del sur que hacen de los milagros sus mejores aliados .
AHORA SIGUE Y SIGUE

Los aspirantes demócratas y republicanos han demostrado no perder el tiempo (()) Hillary
Clinton como Barak Obama han hablado esta noche –madrugada en España- desde Richmond, capital del estado de Virginia, donde la senadora por Nueva York sentenciaba que de esta noche debe salir el convencimiento de que el próximo 4 de noviembre la presidencia de los Estados Unidos la ganará un demócrata. Lo único que nadie sabe es si será ella la encargada de poder disputársela a John McCain quien matemáticamente –aun a pesar del tropiezo y la zancadilla que Huckabee acaba de ponerle esta noche- es casi imposible que no alcance la candidatura republicana. El predicador evangélico necesita ganar en 18 de los 23 estados que tiene pendientes celebrar todavía primarias o caucus. La capital federal, el distrito de columbia, y los estados de Maryland y Virginia tiene la palabra el martes que viene, hoy domingo los democratas celebrarán en exclusiva caucus en Maine… y para Hillary y Obama cualquier cita puede ser importante, máxime cuando la diferencias entre ellos es de tan solo 60 delegados y en las asambleas de Maine son 32 los nuevos puntos, los delegados que están en juego antes de los 238 que esperan al martes próximo haciendo a muchos prever que ese puede ser el día del cambio del liderazgo en el partido demócrata, siempre por los pelos.

DESEOS Y REALIDADES
Los deseos no son ni mucho menos realidades en esta larga campaña electoral estadounidense. Despues de celebrarse primarias y caucus en 28
estados, despues de unas consultas que empezaban el 3 de enero, demócratas y republicanos pensaban a estas alturas tener elegido numéricamente su candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Jonh MCain, por los republicanos, lo tiene por ahora mucho mas fácil que los demócratas, aunque despues de los caucus y primarias de este sábado en Kansas, Washington y Louisiana el predicador Huckabee pueda seguir diciendo aquí estoy yo. Huckabee necesitaría ganar el 93 % de la próximas consultas, para hacer sombra a McCain… muy difícil como difícil será resolver en solo unos dias o semanas el duelo Hillary-Obama, duelo demócrata que preocupa a las altas jerarquias del partido por el desgaste politico y económico de sus aspirantes. Este domingo, para ellos en exclusiva, hay caucus en marcha en el estado de Maine -pegadito a Canada- y en lo más alto de la costa este. El senador Obama demuestra que si le dan tiempo y habla sin que nadie le interrumpa se sale No acepta ya debates con Hilarry a la que tiene a solo 60 delegados de diferencia y cuando habla, el cambio parece ser cosa de el solito. A fin de cuentas, y como siempre recuerd y ahora pregonan las encuestas, él es el mejor demócrata para enfrentarse y ganar el 4 de noviembre al republicano McCain, el héroe de la guerra –reconoce- pero tambien el senador de Washington y continuistas de las políticas de George Bush.