lunes, 20 de agosto de 2007

Si se puede: la historia de Raul y Elvira

El grito de guerra ha vuelto a empezar en Los Angeles… Desde California, los sin papeles, -si se puede, fritaba el niño Raul Arellano- quieren llegar a Washington DC el próximo doce de septiembre. Plantarse frente a la colina del Capitolio y reclamar para doce millones de indocumentados una legalización con la evitar esa espada de Damocles llamada deportación. Elvira Arellano, 32 años, natural de Michoacán, es la ultima mexicana en haber pagado el pato. Vivió durante mas de un año refugiada en una iglesia de Chicago, este fin de semana daba la cara en los Angeles. Su detención fue coser y cantar. Quince agentes de la Oficina de Control de Inmigración se la llevaron hasta Tijuana. Emma Lozano su amiga y confidente se quedaba asombrada de lo que habian visto sus ojos. Los sin papeles han vuelto a tener un motivo para echar a correr… De momento quieren llegar a Washington. Quieren pedir que demócratas y republicanos no sigan dando la espalda a sus reclamaciones. Quieren soluciones. Quieren que sea verdad eso que siempre todos les han vendido como el llamado sueño americano