lunes, 20 de agosto de 2007

Dean, Endevour y Montebello

Al mal tiempo buena cara, incluso hasta lo que van a ser las últimas consecuencias. Estados Unidos se ha volcado en seguir informativamente la marcha del huracán Dean sin olvidarse de poner su cuarto a cubierto. La NASA ha terminado por reconocer que no tiene todas consigo, que la vuelta del transbordador Endevour prevista para las próximas horas –tres intentos que dan comienzo cuando aquí sea medidodía- se ha convertido en importante para evitar que Houston vuelva a escuchar la frase de "tenemos un problema" como posible complicación a los miedos huracanados y al añadido que han provocado las plaquetas perdidas en el lanzamiento. El huracán Dean ha hecho estragos en la llamada cumbre de Montebello, donde Bush y el canadiense Harper se quedaran muy pronto sin tercero a la mesa. El presidente de México, Felipe Calderon, ha hecho lo que muchos pensaban… Volver de inmediato a casa, suspender su visita oficial a Canada y regresar a México donde sus conciudadanos hacen todo lo que está de su mano para coger fuerzas y aguantar la embestida del huracán Dean a su llegada a la península del Yucatán.