miércoles, 29 de agosto de 2007

Katrina, campanas de aniversario

Campanas de aniversario, pequeñas campanas distribuidas entre los cientos de ciudadanos que en Nueva Orleans han querido recordar, como el alcalde Nagin, el espíritu de reconstrucción al que animan los 1780 muertos que se cobraba el Katrina un día como hoy hace solo dos años. El aniversario ha permitido pasar a limpio datos y cifras increíbles. Los mas de 114 mil millones de dolares que se han destinado a devolver a los estados de Luisiana, Mississippi y Alabama la cara amable que destruía un huracán. George Bush ha vuelto por decimoquinta vez a recorrer las áreas mas afectadas, en Nueva Orleans repetía que la confianza en lo diques pondrá aprueba todos los trabajos… Y es que la ciudad del jazz y los carnavales, la ciudad del Superdome, la ciudad que ha pegado su nombre a la devastación del Katrina, sigue siendo –construida bajo el nivel del mar- una ciudad amenaza por las aguas que le rodean con plazos tan largos como 2011 para empezar a decir que solo entonces podría tener diques preparados para intentar soportar una nueva embestida natural.
DIQUES EN 2011
Hay palabras que se las lleva el viento, pero vivir en Nueva Orleans, dos años después del huracán Katrina, imprime carácter… Es Pedro,
un hispano que se dedica -como otros cientos- a reconstruir casas, edificios públicos, escuelas, iglesias, calles que fueron borradas del mapa o plazas donde sonaron hoy las campanas. Los ciudadanos de Luisiana, Mississippi, Alabama eligieron la mejor forma de rendir tributo a sus muertos, 1780 desaparecidos –decía el alcalde Nagin- que son hoy el mejor espíritu para animar a la reconstrucción. George Bush, el presidente, se ha sumado por decimoquinta vez a los esfuerzos de un pueblo solidario. Agradecimiento han sido sus palabras, antes de recordar los 114 mil millones de dólares recaudados por las arcas del estado. La prueba, la hora de la verdad, esta sin embargo por llegar. El presidente ha recordado tambien en Nueva Orleans que la reconstrucción pasa por la confianza en sus diques, ese es el problemas, las muchas aguas que siguen rodeando a una ciudad construida bajo el nivel del mar y que solo en el año 2011 (después de inversiones mil millonarias y con los calendarios al roja- solo en el 2011 podrá creerse un poco mas segura, un poco mejor preparada para saber si es capaz de soportar un nuevo Katrina.
PUEBLO SOLIDARIO

George Bush ha querido agradecer a los ciudadanos estadounidenses la generosidad y la ayuda que ha permitido la reconstrucción de la ciudad de Nueva Orleáns, ciudad a la que ha regresado por decimoquinta vez después de la devastación provocada por el huracán Katrina en los estados de Luisiana, Mississippi y Alabama. El agradecimiento presidencial –que no olvidaba decir que la reconstrucción debe pasar por restablecer la confianza en los diques que impiden la entrada de agua en una ciudad construida bajo el nivel del mar- ponía números sobre la mesa. Ciento catorce mil millones de dólares fue la ayuda de ciudadanos anónimos que hoy se han sumado al tañir de pequeñas campanas que –al mismo tiempo, que las palabras del presidente- acompañaban la intervención del alcalde Nagin. El alcalde ha recordado a los más de 1780 desaparecidos durante la tragedia del Katrina y que ahora son el mejor espíritu para seguir adelante en la reconstrucción.