miércoles, 22 de agosto de 2007

Al Maliki y Dios, soluciones para Irak

George Bush destapó la caja de los truenos… Queriendo o sin querer argumentó que la experiencia de Vietnam tiene que servir para aprender lo que no debe hacerse en Irak. "Un legado inequívoco de Vietnam -dice- es que el precio de la retirada de EE.UU. lo pagaron millones de ciudadanos inocentes". Las comparaciones llegaron todavía mas lejos, pues hablaba a veteranos y como viejos soldados no pudo por menos que recordar que las vidas y el sacrificio de muchos de sus compañeros en la Segunda Gran Guerra sirvieron para auxiliar y liberar a 50 millones de ciudadanos de nazis y kamicaces japoneses. Bush ha querido dejar claro que las frustaciones de liderazgo en Irak de las que se quejaba un día antes, no pasan ni mucho menos por el primer ministro iraqui Al Maliki. "Es un buen chico, un buen hombre con un trabajo difícil y yo le apoyo" . El auditorio –los veteranos estadounidenses reunidos en Kansas City- estaban entregados y Bush cosechaba aplausos, prometiendo lo que los políticos de Washington le ponen casa vez más caro. "Ayudar a Irak, a la liberación de todo el Oriente Próximo, con la bencidicion del Creador" aunque –a sabiendas- que –muchos antes- a primeros de septiembre está pendiente llevar a la Colina del Capitolio informes sobre su guerra. Primero el general Petraeus hara su particular puesta en escena –dicen que el 11 de septiembre aún a pesar de trágicas coincidencias- después el presidente tendrá que conseguir más dinero, asunto cada vez más difícil para continuar la que desde hoy parece haberse convertido tambien en una guerra de liberación
AL MALIKI, UN BUEN CHICO
George Bush escribe la historia. Recuerda que Vietnam fue un fracaso y que no se repetirá en Irak. No habrá retirada, hay compromisos que cumplir y una frustración que reconocía ayer en el liderazgo que no puede ser atribuida al primer ministro Al Maliki. Es un bien chico, un buen hombre ha dicho Bush en la Convención de Vetaranos a los que recordaba que hoy Irak es una democracia y no una dictadura como creen algunos. El auditorio –los veteranos estadounidnses reunidos en Kansas City- estaba entregado y Bush cosechaba aplauusos por doquier, prometiendo lo que los políticos de Washington le ponen casa vez más caro. Ayudar a Irak, a la liberación de todo el Oriente Próximo, con la bendición del Creador, aunque sabe que -mucho antes- a primeros del próximo septiembre está pendiente de llevar a la Colina del Capitolio informes sobre su guerra. Primero el general Petraeus, después el presidente, tendrán que conseguir unos dineros cada vez mas difíciles para continuar la que desde hoy parece haberse convertido tambien en una guerra de liberación.
ESPERANDO AL GENERAL PETRAEUS
La historia leida por George Bush ha servido al presidente de los Estados Unidos para ratificar su intención de no abandonar Irak antes de la victoria, completar ese trabajo que ha pasado este miércoles tambien por superar supuestras frstraciones de liderazgo y apoyar sin reparos al primer ministro Al Maliqui. "Ese buen chico, ese buen hombre" que critican en Washington los políticos es otro amigo y aliado de los estados unidos que cuenta con su apoyo y recuerda que Irak es ahora una democracia y no una dictadura. Al Maliki, en este nuevo siglo XXI, es otro ciudadano –como los cincuenta millones a los que en otros tiempo los soldados estadounidenses libraron del yugo nazi o de los suicidas japonés. Bush ha llegado hasta Vietnam para descartar una retirada, es su lección particular de historia para apoyar a sus soldados, a sus jefes y oficiales, a conseguir la victoria. Y todo a solo unas semanas de escuchar en el congreso informes de una situación que –por desgracia- no mejora. El 11 de septiembre, además de los abovesarios de los atentados de Nueva York y Washigton DC, el general Petraeus hablará de Irak a sus señorias, despues George Bush tendrá que volver a pedir dinero para su guerra ahora de liberación.