jueves, 23 de agosto de 2007

Irak-Vietnam, Bush crucificado

Tormenta política y tormenta histórica es lo que ha conseguido el presidente Bush mentando a la bicha… A esa guerra de Vietnam que este país todavía lleva clavada en su corazón y de la que dicen (casi todos) es mejor no menearla para buscar comparaciones odiosas. Son las palabras del historiador Stanley Karnov. Faltar a la verdad es la denuncia general para unas comparaciones que se consideran simples e inadecuadas. La retirada de Vietnam fue una ignominia en una guerra desencaminada –dice el análisis que en primera página publica The New York Times- añadiendo que el presidente está desafiando a la memoria histórica. David Hendrickson acepta sin embargo el discurso, pero con matizaciones importantes. Una es que nunca existieron en Vietnam rebeldes ni insurgentes después del conflicto capaces de matar a soldados estadounidenses, otra son los números absolutamente dispares en tropas, muertos, presos, desplazados o encarcelados en los dos conflictos. Estados Unidos tuvo más de 500.000 soldados en Vietnam, en Irak hay en la actualidad 160.000 profesionales. En Vietnam murieron en ocho años 58.000 soldados estadounidenses. En Irak hasta la fecha son 3.716 los fallecidos. En Vietnam murieron más de cuatro millones de civiles. En Irak, las ONG aseguran que desde 2003 han muerto medio millón. La triste conclusión por ahora, es que la guerra de Irak –todavía sin un plan de salida y para muchos sin un plan que pueda llegar a conseguir la victoria- ha conseguido crear más terroristas que los que ha detenido y dibuja un panorama sombrio para la estabilidad regional.