viernes, 14 de diciembre de 2007

Stuart Bowen, el inspector inspeccionado

Estallo el escándalo. El inspector general para obras y contratos en Irak, Stuart W. Bowen, ha terminado siendo el inspector bajo sospecha. El encargado de cuidar a las ovejas, fiscalizar y vigilar los mas de 22 mil millones de dólares que se llevan firmado en contratas y contratos para el país invadido ha terminado siendo el lobos disfrazado con piel de cordero. Bowen esta acusado de malversación de fondos y mala administración… y ello a pesar de las buenas notas que republicanos y demócratas habían puesto a un trabajo que ahora se cuestiona por haber llegado a pagar a diez personas 250 mil dólares a cada uno en horas extras en el ultimo año y eso sin explicarse todavía el paradero de unos tres millones y medio de fondos supuestamente desviados a otros menesteres muy diferentes a los de la reconstrucción iraquí. Fiscales federales han puesto en manos de los tribunales de justicia del estado de Virginia los desaguisados del inspector general para la reconstrucción de Irak, añadiendo a sus muchas irregularidades el haber husmeado de forma ilegal en cientos de correos electrónicos recibidos por sus empelados y subalternos.