lunes, 17 de diciembre de 2007

Afganistán quita el sueño al Pentágono

La guerra en Irak ha permitido y permite todavía a decir de los mandos del Pentágono tapar las goteras que no acaban de aliviar la situación de Afganistán. The Washington Post lleva a su portada un asuntos que desde hace algunas semanas es preocupación generalizada. El propio ministro Gates se arrogaba la primicia hace unos días cuando pedía antes de viajar a Escocia a la reunión de la OTAN mas compromisos de sus socios, compromisos que empiezan por mandar tropas, helicópteros, dinero para hacer frente al talibán que junto a la llamada insurgencía vuelve hacer de las suyas. La situación es muy complicada y a decir de jefes y oficiales puede acabar peor que en Irak. Esas son las ideas que mezcla el Washington Post en su portada recordando que los soldados -que las 15 brigadas que debieran haber regresado de Irak este verano deberían ser recolocadas en parte en Afganistán donde Estados Unidos tiene asignados 26 mil hombre frente a los 28 mil que presta la OTAN, aunque solo las fuerzas de Gran Bretaña, Paises Bajos, Canada y Australia colaboran con los Estados Unidos en el frente de guerra. La nueva estrategia para Afganistán esta sobre la mesa -Bush caminaba el mes pasado con Mullen por los pasillos del Pentágono- y entre sus soluciones habrá que buscar alguna mas que las videoconferencias entre presidentes. A George Bush de le acaba el tiempo, por eso desde aquí hasta marzo –mes en el que regresaran de Irak al Capitolio de Washington, el general Petreaus y el embajador Crocker- de aquí a marzo el presidente tiene que haber encontrado nuevos planes para los nuevos problemas a los que se añaden en Afganistán la corrupción y el subdesarrollo.