martes, 18 de diciembre de 2007

El borrado de cintas CIA-Guantánamo ante el juez

El juez federal Henry Kennedy quiere escuchar y averiguar el próximo viernes en Washington Distrito de Columbia si la administración Bush hizo caso omiso a su orden de no borrar los interrogatorios que miembros de la CIA realizaron a detenidos en Guantánamo. La decisión del juez que hace oidos sordos a las recomendaciones del departamento de justicia, quiere aclarar con urgencia si su decisión de junio del 2005 de mantener las cintas y grabaciones a buen recaudo fue desatendida e incluso acelero la destrucción de pruebas que se consideraban fundamentales para delimitar si en la prisión militar de la base estadounidense de la isla de Cuba se cometieron torturas y violaciones de los derechos mas elementales de los reclusos. El Ministerio de Justicia y la Agencia Central de Inteligencia han abierto investigaciones particulares para averiguar quien., como y por qué se dió la orden de destruir esas cintas que –según las declaraciones del director Hayden- comprometían la seguridad de los agentes. La CIA confirmaba hace una semana la destrucción de centenares de horas de interrogatorios en Guantánamo.
LLUEVE SOBRE MOJADO
El juez Henry Kennedy quiere saber si la Agencia Central de Inteligencia y la adminitración Bush hicieron caso omiso a su orden de no destruir cintas o grabaciones realizadas en Guantánamo en
interrogatorios a detenidos. La orden del juez era de junio del 2005, y un mes mas tarde, se añadía otra similar firmada la jueza de distrito Gladys Kessler. La CIA borraba cientos de horas de grabaciones en noviembre de aquel año, aunque es posible que los abogados aleguen que esas grabaciones era en cárceles radicadas fuera de los Estados Unidos e incluso muy lejos de Guantánamo como serian los interrogatorios de Abu Zubaydah y Abd al Rahim al Nashiri. El juez Kennedy ha fijado para el próximo viernes una vista contraria a las recomendaciones del departamento de justicia, que como la CIA, le hubiera gustado antes haber terminado sus propias investigaciones. El abogado David Remes, representante del Yemen Mamouhd Abad fue quien solicito las audiencias que ahora el juez concede para conocer si hubo desacato a su orden, el abogado ha insinuado que ahora se platea si hubo destrucción de mas pruebas, pero nunca ha hablado de algo mucho mas graves, la posible obstrucción del gobierno a la tarea de la justicia.