miércoles, 19 de diciembre de 2007

La Casa Blanca pide correcciones a The New York Times

La Casa Blanca está que echa chispas, tantas que ya la broma política del dia, es que las esas chipas provocaron el incendio que se vivía en los despachos del edificio Eisenhower, constiguo a la residencia presidencial y donde trabaja el vicepresidente Richard Cheney con uno de esos cuatro colaboradores que The New York Times dice tuvieron mucho mas que ver con el borrado de las cintas de la CIA que lo que se ha venido diciendo hasta ahora. El cabreo de la casa blanca, ya en serio, es monumental y que yo recuerde en esta administración de George Bush –peleada desde antaño con las filtraciones y con los secretos a voces de las agencias de inteligencia que publican los periódicos, medalla de honor para The New York Times- que yo recuerde es la primera vez que un comunicado oficial, publico y por escrito solicita aun medio de comunicación la corrección que no rectificación de una noticia. Lo que trae mas cola a esta historia es que el periódico de quien se solicita corregir la historia tiene a gala no publicar una sola linea que no haya previamente sido ratificada por tres fuentes diferentes, y decir como dice hoy en su portada The New York Times que colaboradores tan cercanos al presidente como Alberto Gonzalez, exfiscal general, Harriet Miers, consejera y aspirante en su dia a magistrada a perpetuidad del tribunal supremo, David Addington a estas alturas mano derecha del vicepresidente Cheney y por ultimo John Bellinguer, el mas senior de los abogados que asesora a la casa blanca, decir que en alguna ocasión hablaron y estudiaron que hacer con las grabaciones de la CIA es mucho decir, si ademas se añade como se añade, que los periodistas del periodico The New York no han sido capaces de confirmar -se supone que por esa regla básica de su medio de buscar tres fuentes que digan lo mismo- quien aconsejaba y quien no la destrucción de ese comprometido material audiovisual, que según declaraciones recientes del director de la CIA, Mickel Hyden, comprometían la seguridad de sus agentes. El periódico The New York Times, por ahora y en su edición digital, no solo ha corregido sino que ha retirado totalmente de su portada y archivo esa información.
SILENCIO Y RETIRADA
La Casa Blanca protesta y The New York Times retira casi de inmediato de su pagina digital la información que habia levantado chispas en el ejecutivo. Decir que la administración Bush sabia mas de lo que ha dicho sobre el borrado de cintas de interrogatorios en Guantánamo por personal de la CIA, era cuanto menos –se abren comillan- "una conclusión perniciosa y penosa¨ que ha obligado a la Casa Blanca a solicitar por escrito y en comunicado publico la demanda formal al periódico de corregir la historia". The New York Times –que en su libro de estilo exige confirmar la noticia por varias fuentes- no ha publicado de momento en su página digital ninguna respuesta ni comentario, pero pronto sus primeras ediciones estarán en la calle.