viernes, 7 de diciembre de 2007

Serbia y Kosovo, entre la paz y la guerra

Soberanía es el problema, la explicación a un fracaso que se resume en el informe que la troika ha dejado en la secretaria general de naciones unidas. La potavoz Michelle Montás, tenía que corregir en la rueda de prensa del mediodía las informaciones que an Ki Moon adelantaba el jueves, en las que daba a entender que recibiría a los miembros de la troika con las conclusiones de su trabajo. Nada de eso ha pasado ni pasara, pues el secretario general de la ONU solo esta obligado a trasladar el informe a los miembros del Consejo de Seguridad, informe y contenido que en todo caso empieza a circular por los medios de comunicación gracias a las filtraciones que del documento hacen algunas embajadas. La troika –Estados Unidos, Rusia, Unión Europea, serbios y albanokosovares - se han visto obligados a cerrar en falso unas negociaciones que se han prolongado durante cuatro meses. El mejor compromiso es no recurrir a la violencia pero las soluciones estarán muy abiertas cuando el próximo 19 de diciembre sea el Consejo de Seguridad el llamado a tomar una decisión. Estados Unidos y algunos países europeos quieren la independencia de Kosovo, Rusia ni mucho menos y solo defiende un estatuto que de plenos poderes a sus aliados que no son otros que el gobierno serbio. La OTAN –con mas de 16 mil efectivos- permencerán en Kosovo se consiga o no la independencia, aunque siempre con el aprobado y visto bueno del Consejo de Seguridad a quien el domingo por la noche se le entregará el informe de la troika para su análisis y estudio.