lunes, 30 de abril de 2007

UNION EUROPEA-USA, CUMBRE DE AMIGOS

Hacer las peces, exteriorizar acuerdos, habla mas de lo que une que separa… Durao Barroso acaba de proporcionar a los medios estadounidense buen argumento para echar las campanas al vuelo. La cumbre anual entre la Unión Europea y los Estados Unidos ha empezado con regalo de intenciones: la preocupación común por los programas nucleares de Irán y las objeciones rusas al plan anti-misiles sirven de preámbulo a lo que se supone será una reunión con muchos asuntos económicos sobre la mesa. La alemana Angela Merkel verá hacerse realidad la creación de un Consejo Transatlántico que estudie como dar brillo y esplendor a unos intercambios que ya alcanzan el 40 por ciento del comercio global. Medio ambiente y seguridad energética serán asuntos mas polémicos, sobre todo cuando -sin rubricar aquí el acuerdo de Kyoto- se hable de la necesidad de reducir los efectos de gases invernadero donde las apuestas son bien diferentes. Estados Unidos quiere invertir mas en tecnología para luchar contra el problema del cambio climático sin aceptar porcentajes en la reducción de emisiones hasta que no vea que lo hacen China o India