jueves, 26 de abril de 2007

IRAK, MARCANDO EL PASO

Irak quita el sueño al presidente de los Estados Unidos, a ocho de los candidatos demócratas que quieren tomar el el relevo al inquilino de la Casa Blanca y a 300 millones de estadounidenses -sin mirar al resto del mundo- que despues de todo se dividen pensando en un futuro tan incierto como el que va a marcar el primer duelo legislativo de la era George Bush. El Senado, 51 votos a 46, ratificaba el proyecto que sus vecinos de la Cámara de Reprentantes habian aprobado de noche y sin alevosía. Bush se ha encontrado con lo que menos quería. Tiene dinero extra para las guerra de Irak y Afganistán pero solo para usarlo con el compromiso de empezar a traer las tropas a casa desde el próximo me de julio. El debate está servido –fue toma y daca electoral en el primer encuentro demócrata celebrado en la Universidad de Carolina del Sur. Quien más dijo y hasta puso listones mas altos fue el gobernador de Nuevo Mexico, exministro de Bill Clinton e hispano Bill Richardson. Si hubiese tenido que votar estos dias, hubiese pedido antes una resolución desautorizando la guerra, cortando de raiz la prerrogativa que el Congreso de los Estados Unidos otorgó hace más de cinco años al presidente de este país.