miércoles, 25 de abril de 2007

HAWKING Y LA INGRAVIDEZ



El astrofísico británico Stephen Hawking, 65 años, condenado a vivir en una silla de ruedas como víctima de una enfermedad degenerativa, se atreverá en las próximas horas a experimentar sobre los cielos de La Florida y en Cabo Cañaveral una de esas experiencias inolvidables… Hawking ha sido invitado a sentir la ingravidez a bordo de un avión boeing 727 modificado, que vuela haciendo lo mismo que un coche en una gran montaña rusa. Sube hasta los 10 mil metros y se precipita en caída libre hasta conseguir esa ingravidez que durante segundos pueden sentir los viajeros, protegidos por el revestimiento acolchado de la cabina del aparato. Hawking acepto de inmediato la invitación que le había cursado la sociedad Zero Gravity quien habitualmente cobra 3750 dolares por vivir una experiencias que el cientifico quiere convertir en su entrenamiento para hacer –en 2009- el primer viaje turístico al espacio en la compañía privada Virgin Galactic. El científico británico será acompañado por tres médicos y cuatro asistentes que sostendrán sus brazos y sus piernas en una experiencia que solo Stephen Hawking diera cuando se acaba. "Prevemos hacerle vivir esta experiencia tres veces, y si quiere repetirla será formidable" decía un ejecutivo de Zero Gravity sabiendo que cada caida al vacio dura unos 30 segundos y lo normal es repetirla –en vuelo de hora y media- en una docena de ocasiones.