jueves, 26 de abril de 2007

UN RIÑON EN POLVOROSA


Byron Perkins ya está de nuevo de entre rejas… pero después de haber pasado un año de película. Byron conseguía escapaba de un hospital de Kentucky cuando las autoridades penitenciarias le concedieron un permiso para donar a su hijo adolescente el riñón que necesitaba. Byron paso de pruebas y con las mismas puso pies en polvorosa dejando a Dustin su hijo compuesto y sin el órgano que un donante anónimo acabo proporcionándole. Hace solo unas horas Perkins era detenido en las playas de Puerto Vallarta (México) y en compañía de su novia fue deportado a los Estados Unidos. Esta mañana ha prestado declaración en los juzgados de Los Angeles y está noche podría muy bien volver a dormir entre rejas.