martes, 8 de abril de 2008

San Francisco: la llama olímpica, secreto de estado


Es casi todo un secreto de estado el paradero de la antorcha olímpica que de madrugada ha llegado a San Francisco, ciudad estadounidenses en la que mañana debería pasearse en relevos y en una fiesta que ha terminado rodeada de estrictas medidas de seguridad y con un alcalde, Gavin Newssom, preocupado por evitar los altercados que ya sabe se han vivido en París y Londres.(())Hillary Clinton, aspirante democrata, se ha unido en estas ultimas horas a las protestas ciudadanas contra el regimen de Pekín y en defensa de los derechos humanos que han obligado a alterar en San Francisco –al grito de prevenir antes que curar- los planes a priori previsto y que consistían en pasear en relevos por la ciudad, con la ayuda de 80 invitados y famosos, la llama olímpica. El embajador chino en los estados Unidos ha viajado hasta San Francisco donde se ha entrevistado con las autoridades locales para rogarles que, en la medida de sus posibilidades, eviten actos de protesta como los vividos en la capitales europeas, aunque ayer mismo tres individuos se encaramaban a los cables del puente Golden Gate y colgaba una pancarta en favor de la independencia del Tibet convertida hoy en foto y portada de muchos medios escritos