viernes, 11 de abril de 2008

Benedicto XVI a Washington

boomp3.com
La diplomacia vaticana hace tiempo que empezó hacer encaje de bolillos con el que será el quinto viaje del cardenal Joseph Ratzinger a los Estados Unidos, primero como Papa Benedicto XVI, santidad capaz de pregonar que su visita pastoral a la tercera comunidad mas numerosa del mundo -77 millones de fieles- está rodeada por el cariño y el amor que siempre ha sentido por estas tierras. (()) Benedicto XVI –colgado ya con un mensaje de salutación en una página bautizada como Chist our hope (juego de palabras para decir Cristo nuestra esperanza) - ha utilizado las nuevas tecnologías para calentar la que será una semana de no parar en Washington y Nueva York. Si el aguanta, aguantaran tambien los medios de comunicación que desde hace dos meses debían acreditarse ante la curia y anoche –la curia, o el internet- les jugaba una mala pasada. Todos los miles de informadores acreditados recibían el mismo mensaje: sentimos comunicarle que no hay espacio para que usted pueda asistir al evento anunciado. Si antes del 26 de marzo, usted recibió otro correo informándole de lo contrario olvídese de este. Gajes del oficio, pensaron muchos, en un país donde la Biblia es el bets seller nacional. Se venden hasta 25 millones de ejemplares cada año, justo el doble de los que vendió Harry Potter y muy lejos de los 150 millones de estadounidenses que dicen leerla cada semana. Benedicto XVI o sus colaboradores obligaron a que mas de un periodista pusiera anoche el grito en el cielo –ese debía ser el propósito- aunque después del susto lo inmediato y mas necesario es prepararse a la gran paliza… porque si el Papa cumple aquí 81 años y celebra su tercer año en el pontificado, lo siguiente sera estar dispuesto a llegar a misa, la misa que empieza las nueve y media de la mañana en el recién inaugurado estadio de los Nationals de Washington, misa para la que los periodistas acreditados deben coger un autobús a las dos y media de la madrugada.