miércoles, 30 de abril de 2008

Obama y Clinton, el desgaste

Las primarias del próximo martes en Indiana y Carolina del Norte –en juego 219 delegados- vuelven a ser la oportunidad demócrata para escenificar el desgaste. Las encuestas son el mejor referente para afirmar que Obama y Clinton seguirán sumando pero siendo incapaces de rematar la jugada. El senador afroamericano saca diez puntos de diferencia a Hillary en Carolina del Norte y a día de hoy el empate técnico es la bandera en Indiana. La senadora juega a pedir un debate que no tendrá con el hombre que se le ha subido a las barbas. Obama prefiere las distancias cortas aunque sea para poner en su sitio al pastor Jeremiah Wrigth que le caso y bautizo a sus dos hijas convertido en estas últimas horas en centro de todas las miradas por defender que Estados Unidos sigue siendo un país racista al que Dios debería maldecir.