viernes, 11 de abril de 2008

La guerra de Irak, como las primarias demócratas

El nuevo plan para Irak -mejor- la última comparecencia de George Bush ante su pueblo pasa sin pena ni gloria en los medios de comunicación. Las primeras páginas, que las hay, destacan que el general Petraeus se salió con la suya, que tiene todo el tiempo que necesite y que después de julio la tropa se estabilizará en 140 mil soldados… poquitos más de los que hace quince meses estaban a la defensiva y ahora han retomado la iniciativa. Las comparaciones son odiosas, pero la guerra empieza a ser cada vez mas como las primarias demócratas: metida en números, pero sin calendario. Esta mañana, los mas avispados se dedican a copiar palabras militares donde el fin no alcanza a justificar los medios. Si en Irak se quedan por mucho tiempo 140 mil hombres no puede numéricamente conseguirse reforzar con 10-12 mil soldados Afganistán y ni mucho menos conseguir que –el plan empieza en agosto- quienes regresan del frente se pasen un año en casa y tan solo 12 meses en la guerra. Las matemáticas –hasta para luchar contra el terrorismo, Alcaeda e Irán si se pone, siguen siendo caprichosas: el nuevo plan Bush –incluido el mas de lo mismo- necesita antes que nada llegar a tener en activo 547 mil soldados y 202 mil marines, un ejercito profesional de campanillas que reclama pasarse no un año sino dos años en casa antes de regresar de misión… Claro que en esto, como en las elecciones primarias de los demócratas, el tiempo y la urgencia –hasta el calendario- traerán mucho antes la solución.